Reparar o sustituir

Reparar o sustituir

Dos amigos se encuentran en la calle y se preguntan uno a otro como les va.

– Hombre Antonio, el tiempo que no nos vemos……..¿te veo muy serio?

– Que tal Adolfo, hace tiempo que no nos veíamos, estoy bien pero me notas algo reflexivo porque vengo del seguro y me ha dejado un poco “mosca”.

– ¿Y eso porque?

– Porque estos días de atrás me saltó una piedra al cristal delantero del vehículo y me ha hecho una pequeña raja. Voy al del seguro y ¿a qué no sabes lo que me dice? Que si no es muy grande la raja que pueden arreglarla sin quitar la luna…..¿Qué te parece? no saben “na”, ya no saben como ahorrase dinero, ¡¡que me la arreglan!!…..y ¿Sí no se queda bien?.

– Pero hombre no seas así, las lunas de ahora no son como las de antes. ¿Te acuerdas cómo se quedaba una luna de autos cuando tenía un golpe?.

– Se quedaba “hecha picón”.

– ¿Ves? ahí no había duda, no había otra solución que cambiarla. Pero hoy en día con los materiales que se utilizan cabe la posibilidad de reparar las lunas.

– Vaya… ¿no me digas que tú ves bien lo de la reparación?.

– Pues no lo veo mal, siempre y cuando se pueda, Hay unas normas, no te creas que se puede reparar siempre y además hay unas normas europeas en cuanto a la seguridad en las reparaciones.

-¿Ah…. si, está eso contemplado?.

– Claro, sí la rotura está delante de tí o en tu zona de visión pues entonces hay que cambiarla o sí es muy grande la raja que se ha hecho, pues también hay que cambiar, por tanto no se reparan las que se quiera se reparan sino las que se puedan.

– Una pregunta, ¿tu luna que se ha roto es la original?.

– Si, si, es la original.

– Pues entonces con más razón para que se intente reparar y no sustituir. Aunque hoy se trabaja muy bien, nunca es lo mismo que de fábrica. También ten en cuenta que sí reparas y no sustituyen estas contribuyendo con el medio ambiente para que haya menos residuos. Normalmente este tipo de gestiones las compañías, como son las primeras interesadas, no te cuenta para la bonificación.

– Entonces ¿solo ves ventajas?.

– Pues sí la verdad es que es de esas cosas que una vez que te lo explican bien, ves que efectivamente la compañía de seguros tiene un ahorro, pero que es un ahorro justificado y no te perjudican, al contrario todo son facilidades. Además la mayoría de estas reparaciones las pueden hacer en tu casa o en tu centro de trabajo, no necesita de unas instalaciones para poder realizarla.

– Mira Antonio, no sé si es que me lo has explicado muy bien o de las pocas veces que yo me he enterado, pero me quedo más tranquilo.

– ¡¡Anda!!, no seas tan desconfiado y dile al de tu seguro que sí puede ser que reparen antes de sustituir.

– ¿Y tú como estas tan puesto en esto de la lunas?

– Pues porque el mes pasado me la tuvieron que reparar, y me pasó lo mismo que a ti, hasta que me lo explicaron como he hecho contigo. Y me alegro que te vayas más contento, ¡¡Hasta luego!! Ya hablamos más despacio.

No Comments

Post A Comment

Suscríbete y estarás al día de todo lo que afecta a tu negocio

 

Pin It on Pinterest

Shares
Share This